Esoterismo y armonía en la pintura de Vicente Brito.



La pintura de Vicente Brito es una actividad iniciativa que repite formatos esencialmente perfectos, donde el cuadrado -ese rectángulo que mantiene sus lados contrarios iguales, síntoma inequívoco de perfección del fin de las contradicciones-, es un paso importante en la regularidad, y no digamos en el esfuerzo de recomponer visualmente los elementos orientativos de la topografía de universo. Todos sus cuadros, curiosamente, se organizan previa representación de dos ejes perpendiculares que centraran los diversos segmentos con los que Vicente Brito construye una representación telúrica del mundo.

Porque el proyecto de este pintor es básicamente místico y trascendente, como lo es también problemático cuando pone en una relación figurativa formas elementales y puras como el cuadrado, el círculo y el triangulo, que solo tienen resolución en un esquema armonioso y perfecto: el mandala. He aquí uno de los puntos más envidiables de su plástica: repetir hasta la saciedad una representación del mundo tan antigua como el hombre, pero releído con arrojo, con invención; para esto, justamente, le sirve desde Klee o cualquier pintor del Pacifico; porque Brito, y esta es otra de sus cualidades, se niega a entender sectaria y unilateralmente la actividad de pintor y pretende reorganizar en un esquema universal diversas maneras que encuentren coherencia en su nítida trayectoria de pintor.

Los niveles de acabado de los cuadros de Brito, su factura, son, a pasar de su apariencia azarosa y espontánea, a aspectos muy cuidados por el pintor; se diría que posibilita otra ordenación de la mirada: es, efectivamente, un recurso que exige escrutar cada parte del lienzo, descartando cualquier visión tranquila, conformista, incapaz de poner en marcha cada símbolo representado por el pintor. Una pantalla de lino o arpillera –preferiblemente este último soporte- y sólidas pinceladas de pintura acrílica consiguen organizar el problema plástico: nunca el proceso de imprimar un lienzo y la capa definitiva de pintura tuvieron tanta conexión.

Julio Juste

Texto Anterior Volver Texto Siguiente
links contacto